Es importante tener en cuenta que las bolas chinas son un dispositivo de gimnasia pasiva, el cual se introduce en la vagina para que amientes el tono muscular del suelo pélvico. También son muy usadas como juguete sexual y por esto comprar unas será algo básico que debes tener en cuenta.

Estas son una gran herramienta cuando tienes un cierto grado de hipotonía en el suelo pélvico, lo que hará que evites que tengas inconvenientes en tu zona vaginal. Estas se deben introducir con ayuda de un lubricante para que se deslicen fácilmente en el interior de tu vagina, pero si tienden a salirse lo mejor será que uses agua en vez de un lubricante.

Pasos básicos para usar las bolas chinas

Si estás pensando en comenzar a utilizar las bolas de Kegel, debes tener en cuenta que debes seguir unos pasos bastante rigurosos:

  • Lávalas muy bien con un jabón neutro antes de utilizarlas
  • Para comenzar puedes utilizar 1 bola que sea más grande y menos pesada
  • Usa un lubricante para introducirlas, o en algunos casos será mejor hacerlo con agua
  • Úsalas en movimiento cuando caminas, pero no se aconseja usarlas cuando estás sentada
  • No debes realizar contracciones vaginales voluntarias
  • Después de 10 a 15 minutos, debes extraerlas, y limpiarlas con jabón o agua hirviendo para mantener una correcta higiene

Lo más aconsejable es que las utilices por lo menos 2 a 3 veces por la semana y si se salen prueba con otras más grandes o haz ejercicios de Kegel. Estas permitirán trabajar el suelo pélvico más no la apertura vaginal.

¿Para qué sirven?

También son conocidas como bolas de geisha, pero su origen no se remonta a china sino a japón. Normalmente son un mecanismo formado por una o dos bolas, en cuyo interior se encuentra otra bolita más pequeña que choca contra las paredes de la bola que la contiene.

La vibración de este tipo de movimientos se notará perfectamente dentro de la esfera, cuando las llevas puestas. Su funcionamiento es sencillo, puesto que la vibración que produce la bolita interior contra la exterior hará que se produzca una contracción involuntaria y continua de los músculos que la rodean.

Su funcionalidad es mejorar el tono muscular, y por lo tanto se basa en el concepto de la bolita pequeña que está en el interior de la otra chocando contra las paredes vaginales. Es necesario que te muevas mientras que las estas utilizando para que estas choquen contra las paredes, y así se producirá el efecto deseado.

Recuerda que, no servirá de nada colocarte las bolas chinas y tumbarte en el sofá o quedarte sentada, porque no cumplirán con su objetivo.

Beneficios que tienen las bolitas chinas

Debes tener en cuenta que el uso continuado de las bolas chinas por parte de las mujeres adultas y de forma continuada permite tener diferentes beneficios dentro de los que están:

  • Mejorarán el tono de los músculos del suelo pélvico
  • Permiten aumentar la irrigación sanguínea
  • Mejorarán la lubricación natural de la vagina

Esto quiere decir que, con el uso continuado en el tiempo lograremos una mejoría considerable en la calidad de las relaciones sexuales. En todo caso, podrás tener unos orgasmos más largos e intensos, y podrás tener una recuperación de la sensibilidad tras un parto.

El suelo pélvico tonificado y fortalecido también te ayudará a evitar las incontinencias urinarias, y a reducir los riesgos de prolapso. Por este motivo, comprar unas pelotas de geisha será una gran opción para que puedas fortalecer en gran medida tu suelo pélvico.

¿Cómo escoger unas bolas chinas?

Debes basar tu decisión a la hora de comprar no únicamente en el precio, sino en otros puntos clave para que puedas tomar una buena decisión de compra. Dentro de los principales a tener en cuenta están:

Medidas

Las medidas de las bolas chinas pueden llegar a ser enormes, puesto que existen de diferentes tamaños diferentes. Algunas son de 40mm, mientras que las de la medida más habitual estarán en torno a los 35mm o incluso puedes encontrar modelos más pequeños para mujeres que no han dado a luz.

Lo importante, es que las bolas chinas se mantengan bien colocadas y que no se vayan a salir de la vagina. Por lo tanto, es mejor comenzar con un tamaño más grande y con un peso menor, para que así puedas conseguir unos grandes resultados.

Peso

Para comenzar lo más recomendable es que comiences por unas bolas chinas de poco peso, para que se puedan mantener en el interior de la vagina y que permitan continuar con tu terapia. Usando las bolas más pesadas puede hacer que se salgan mucho más fácil y puede que te frustres y abandones el entrenamiento.

Además, la eficiencia de estas no se basa en el peso, sino en la vibración que produce la pequeña bolita de acero inoxidable cuando choca con la bola externa.

Número de bolas

Es importante tener en cuenta que no será bueno pensar que cuantas más mejor, sino que debes conseguir mantener dentro de tu vagina por lo menos una. Cuando ya se ha conseguido el tono muscular necesario podrás pasar a una de menor tamaño, más peso o unir dos bolas para llevarlas al mismo tiempo.

Te puedes encontrar con diferentes packs con diferentes pesos y tamaños y con diferentes precios. Sin embargo, lo ideal será comenzar con una sola y luego ya podrás usar dos o más al mismo tiempo.

Materiales

Estas esferas son un dispositivo de rehabilitación para la vagina, y es un dispositivo que tiene un uso muy íntimo. Debes asegurarte de que estén fabricadas en silicona de grado médico, porque así serán completamente hipoalergénico y no te producirán ningún tipo de irritaciones.

Lo ideal es evitar los materiales porosos porque pueden acumular bacterias lo que llevará a que puedan contaminarse. También debes asegurarte de que el cordón no sea de hilo porque así evitarás que se contaminen.

Indicaciones de las bolas chinas

Se pueden usar como terapia preventiva ante los primeros síntomas para la incontinencia o el prolapso. En aquellas mujeres que busquen fortalecer el suelo pélvico y en todo caso se deben usar en los siguientes casos:

  • Antes de la planificación de un embarazo
  • Tras uno o varios partos
  • Mujeres con sobrepeso u obesidad
  • En la menopausia para evitar prolapsos
  • Mujeres que practican deportes hiperpresivos o de impacto
  • Estreñimiento crónico
  • Mujeres que deben cargar peso
  • Tratamiento antes y después de cirugías genitourinarias o pélvicas
  • Incontinencia urinaria
  • Tratamiento de disfunciones sexuales

¿Se pueden usar durante el embarazo?

Ninguno de los fabricantes recomienda el uso de las bolas chinas durante el embarazo, por lo cual debes asegurarte de consultar antes con tu ginecólogo. Sin embargo, estas no son recomendables en absoluto en especial si se trata de un embarazo de riesgo.

Siempre que las vayas a usar será básico que conserves las normas de higiene estrictas para que no te vayan a producir ningún tipo de infección. Estas bolas también se conocen como un dispositivo de placer porque con sus vibraciones producirán excitación sexual, pero no es su objetivo principal.

En todo caso, siempre será una buena opción comprar tus bolas de Kegel en nuestra web, porque te tenemos todas las que están certificadas y así tendrás siempre unos buenos resultados al usarlas.